Síguenos en ...

facebook

twitter

YOUTUBE

Actividades
Último mes Julio 2014 Mes siguiente
L M X J V S D
week 27 1 2 3 4 5 6
week 28 7 8 9 10 11 12 13
week 29 14 15 16 17 18 19 20
week 30 21 22 23 24 25 26 27
week 31 28 29 30 31
Banner

Historia y Leyenda

Lic. Raúl Arias Sánchez
Historiador

Historia de una isla legendaria:

La Isla del Coco, distante 532 kilómetros al suroeste de Puntarenas es una isla oceánica de origen volcánico, la cual tiene una superficie de 24 Km cuadrados, teniendo como áreas más importantes, desde el punto de vista histórico, las bahías de Chatham y Wafer, únicos accesos factibles de desembarco seguro en toda la isla.

Conocida en los anales de la cartografía también como Isla de los Cocos, Ysle de Coques e Isla de Santa Cruz, la pequeña isla tropical comienza su relación con la historia europea cuando aparece señalada por vez primera en 1553 en el Mapa francés elaborado por Nicolas Desliens, llamado por algunos autores “de Enrique II”, debido a que fue durante su reinado que el hermoso mapa, dibujado sobre pergamino, fue mostrado públicamente.

Aunque la mención del Mapa de Desliñes incurre en un error de ubicación pues en realidad marcaba la posición geográfica de las Islas Galápagos, debe considerarse el hecho como el punto de inicio de la futura Isla del Tesoro en la conciencia cosmográfica de las potencias en pugna por obtener el control de las ricas tierras americanas.

Durante mucho tiempo se ha supuesto que la historia de la Isla del Coco arranca con su casual descubrimiento en 1526, atribuido por el Historiador de Indias Gonzalo Fernández de Oviedo al piloto Johan Cabezas, lo cierto es que tal hecho nunca trascendió en el desarrollo político, militar ni social del poderoso Imperio Colonial Español. Por el contrario, la Casa de Contratación de Sevilla, institución creada en 1506 como ente organizador y administrador de los recursos coloniales del Nuevo Mundo, jamás consideró la ubicación de las islas del Pacífico como sitios estratégicos que merecieran ser explorados ni tomados militarmente.

thumb56Entre los siglos XVI y XVII, la Isla del Coco va tomando un lugar dentro de la disposición cartográfica del Mundo continuamente explorado y modificado por las tantas expediciones llevadas a cabo por navegantes al servicio especialmente de España tanto en América como en La Polinesia y Las Filipinas. Grandes cartógrafos como los flamencos Abraham Orteluis y Gerad Mercator, el sevillano Alonso de Santa Cruz y el holandés Johannes Blaev, incluyen en sus mapamundis la apenas visible porción de tierra representando a Coco.

Poco a poco, la isla iba tomando su lugar en la conciencia de los cartógrafos europeos, pasando no obstante desapercibida para las autoridades españolas del Virreinato del Perú, al punto de no enviar ninguna expedición de exploración hasta el siglo XVIII, cuando las naves de los Almirantes Alejandro Malaspina y José de Bustamante tocan la Isla del Coco para reabastecerse de agua dulce, señalando cartográficamente su ubicación en el informe respectivo.

thumb57A partir del siglo XVII, aprovechando la situación estratégica de la isla, las expediciones piráticas inspiradas y alentadas por Inglaterra comienzan a tomar el lugar como base de operaciones y sitio de descanso para sus huestes. La piratería nació como un intento desesperado por romper el monopolio comercial impuesto por España en sus colonias, manteniendo los privilegios de reparto otorgado por las bulas papales “Romanos Pontifax”e “Inter. Caetera”, promulgadas en 1493 y 1494.

Los primeros piratas o corsarios, como se hacían llamar, veían en dicha actividad una cruzada irrenunciable para todo súbdito y caballero inglés, cuya misión era destruir al odiado Imperio de los españoles. Francis Drake, John Hawkins, Edouard Davis y Walter Raleigh, fueron algunos de aquellos piratas, caballeros, guerreros y marinos formidables que fueron premiados con grandes honores reales por sus acciones militares en América. El último de esta estirpe fue el nunca bien recordado John Henry Morgan, quien azotó sin piedad las poblaciones coloniales españolas en el Caribe, llegando a saquear en tres ocasiones la ciudad de Panamá, la última vez en 1671.

thumb49Morgan era un hombre bien colocado socialmente, aunque su origen fuese humilde y campesino. Habiéndose destacado como tripulante de varias expediciones piráticas al mando de capitanes como Bartholomeus Sharp y William Mansfield, tuvo un cierto brillo durante la llamada “Revolución Gloriosa”, siendo designado Gobernador de Jamaica en 1674, teniendo a su disposición una enorme flota de guerra apostada en Port Royal, transformado en un paraíso de piratas, prostitutas y todo aquel que huyera de las rígidas leyes españolas.

A pesar de haber obtenido grandes tesoros y recompensas durante su vida, John Henry Morgan nunca actuó en otro escenario que no fuese el Caribe. Por simple lógica se puede concluir que allí tenía todo a su favor para cumplir con su misión guerrillera en contra de España, no teniendo ninguna razón para pasar al Pacífico, donde jamás actuó ni fue conocido. Por todo ello se puede afirmar que Morgan nunca conoció ni estuvo en la Isla del Coco, por lo que suponer que existe un tesoro oculto atribuido al famoso pirata no es más que una fantasía creada por la imaginación popular de los pueblos que él atacó e intimidó.

Por el contrario, otros piratas igualmente sanguinarios y violentos pero menos conocidos como el Capitán Davis, si arribaron y permanecieron por largas temporadas en la Isla del Coco. En el verano de 1685 el navío de Davis “Bachelor´s Deligth”, ancló en la Bahía que después se llamó Wafer, en honor a uno de los tripulantes: Lionel Wafer, quien se conoce por escribir y publicar en el año 1699 una crónica sobre sus aventuras, incluyendo una linda descripción de la Isla del Coco, enfatizando la belleza de la bahía que lleva su nombre (2).

Con el tiempo, la piratería se transformó en una actividad bandoleril y criminal, desarrollada por bandas de ladrones y asesinos que se asociaban para delinquir libremente, sin respetar banderas, condición social ni religión. En los albores del siglo XVIII los propios ingleses tuvieron que combatir y exterminar la piratería en todo el mundo.

 
galeria-de-fotos
Proyecto Azul
logo-reciclaje

Banco Nacional - FAICO

Boletín Informativo
boletin-banner