Corredor Marino de Conservación y Desarrollo Sostenible: Galápagos-Gorgona-Malpelo-Coiba-Coco

La Iniciativa Galápagos-Coco

Esta iniciativa propone el establecimiento de un Corredor Marino de Conservación y Desarrollo Sostenible constituido por los Sitios de Patrimonio Mundial Galápagos (Ecuador) e Isla del Coco (Costa Rica), así como los Parques Nacionales Coiba (Panamá), Gorgona y Malpelo (Colombia). La iniciativa es una asociación de los Gobiernos de Ecuador, Colombia. Panamá y Costa Rica, con el apoyo de Conservación Internacional (CI), la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), el Programa de la Naciones Unidas sobre medio Ambiente (PNUMA), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) a través del secretario del Convenio de Patrimonio Mundial, la Convención RAMSAR sobre los Humedales, la Comisión Internacional del Atún Tropical (CIAT), la Universidad de Stanford y la Fundación Charles Darwin (FDC).

Las zonas insulares y marino-costeras del Océano Pacífico de Costa Rica, Panamá, Colombia y Ecuador pertenecen a una de las provincias biogeográficas de mayor diversidad biológica en el mundo. La región tiene un alto nivel de interconexión ecológica y características oceanográficas complejas principalmente producto de las corrientes marinas que en ella confluyen y que condicionan las dinámicas climática y biológica, influyendo los patrones de migración de varias especies de importancia regional y global. La región es igualmente vulnerable a la degradación debido al efecto de las actividades humanas y problemas interrelacionados de origen político, socio-económico y cultural.

galapagos

 

  • Visión

    Creación de un Corredor marino de Conservación y Desarrollo Sostenible en las más de 211,000,000 hectáreas en el Océano Pacífico de Ecuador (Galápagos), Colombia (Gorgona, Malpelo), Panamá (Coiba) y Costa Rica (Isla del Coco). Resulta evidente el vínculo natural de esta región geográficamente conocida como la Ensebada de Panamá y la conveniencia de promover su conectividad.
  • Objetivos y actividades

    Esta iniciativa busca sentar las bases para el manejo participativo sostenible del Corredor Marino y los delicados hábitats dentro de él. La iniciativa propone una serie de actividades orientadas a fomentar y fortalecer la cooperación regional e internacional, la construcción de capacidades, la educación, la evaluación de la biodiversidad marina y costera y la creación de un sistema marino único de sitios de conservación y de patrimonio mundial. Así mismo, la iniciativa identificará aquellos sitios que conforme a los criterios de la Convención RAMSAR sobre Humedales, merecen ser designados como Sitios RAMSAR y aquellos que deben ser parte de una red de sitios de conservación.

    Se anticipa que este acercamiento innovador se podrá replicar en otras regiones alrededor del mundo como un modelo para el diseño, establecimiento y manejo de áreas protegidas marinas.

  • Relevancia Biológica y Comercial del Corredor

    El Corredor se define por su oceanografía (ciencia y geografía de los océanos), batimetría (topografía del lecho marino), y conectividad ecológica. Situado en la llamada Ensenada de Panamá y sus aguas circundantes, esta región representa un a de la áreas de mayor productividad en el Pacífico Oriental y una de las provincias biogeográficas de mayor diversidad biológica en el mundo. Varias corrientes marinas convergen y condicionan la dispersión de larvas marinas e influyen los patrones de migración, movilización y distribución (reproducción y alimentación) de un gran número de especies de relevancia regional y mundial. Dinámicas climáticas tales como el fenómeno de oscilaciones meridionales conocido como El Niño, hacen de esta una región de alto grado de variabilidad ambiental, sujeta a constante estrés ambiental asociado a dicho fenómeno y expuesta a los consecuentes impactos socioeconómicos.

    El Corredor se caracteriza por diferentes actividades batimétricas y geológicas definidas por la convergencia de tres placas tectónicas (las placas de Nazca, del Pacífico y de Coco), además de las formaciones submarinas de la Cordillera del Coco al norte (Isla del Coco) y de la Cordillera de Carnegie al sur (Islas Galápagos), así como por la extensa cuenca del Canal de Panamá (3000 m de profundidad), que se concentran en esta región. El Archipiélago de Galápagos forma parte de un “hotspot” geológico activo desde hace por lo menos 20 millones de años.

    El Corredor reúne un número significativo de hábitats y ecosistemas únicos y particularmente vulnerables que albergan una gran diversidad biológica y productividad que incluye especies marinas y terrestres endémicas, en peligro de extinción y/o de gran importancia ecológica, económica y estética. La fauna del Corredor incluye ballenas (azul y jorobada) y tortugas marinos en peligro extinción, así como diversidad de especies de atún, tiburón, mantarraya, peces pico (i.e. pez espada, marlin rayado, marlin azul y pez vela) y aves marinas. Las islas de esta región tienen algunos de los pocos arrecifes de coral que se encuentran en el Océano Pacífico Tropical del Este.

  • Las oportunidades económicas del Corredor incluyen: 

    • Renglón Pesquero:

    Pesca comercial: Atún – una de las más importantes regiones de pesca comercial;

    Pesca artesanal, tradicional, de pequeña escala: pepinos de mar, langosta, erizos de mar, etc.

    • Turismo:

    Tours de historia natural, cruceros, buceo, navegación y pesca deportiva.

    • Transporte:

    Transporte de hidrocarburos, cargo, bienes de servicio, etc.

    • Comunidades locales:

    Aumento de oportunidades económicas derivadas del aumento de las actividades pesqueras y del ecoturismo.

     

  • Amenazas

    Las amenazas antropogénicas inmediatas hacia los recursos naturales y el desarrollo sostenible de esta región son principalmente las alteraciones físicas y la destrucción de los hábitats y ecosistemas críticos, la sobre-explotación de los recursos naturales y la introducción de especies invasoras. Esto sumado a las variaciones climáticas que impactan periódicamente el desarrollo de las poblaciones de especies tanto endémicas como residentes.
  • Enfoque científico novedoso

    El enfoque científico será un insumo fundamental para el manejo participativo del Corredor marino de Conservación y Desarrollo Sostenible. Serán utilizadas herramientas electrónicas y tecnologías de monitoreo avanzadas (desarrolladas por el proyecto TOPP de la Universidad de Stanford), evaluación de la biodiversidad béntica y mapeo del fondo marino, para obtener información científica sobre la distribución de organismos dentro de los límites del Corredor relacionada con las condiciones oceanográficas. Esto proveerá las bases para un sólido manejo del ecosistema marino.
  • Visión Holística

    Las especies marinas no reconocen fronteras políticas, por lo que es imperativo contar con un cuadro integrado de sus movimientos, migraciones, biología de poblaciones, estado de conservación, hábitats críticos y un entendimiento de cómo las condiciones ambientales influencian su distribución. Esta información servirá una efectiva conservación y manejo del área, lo cual dependerá a su vez de la cooperación internacional y el compromiso de los gobiernos.
  • Iniciativa de gran alcance

    Para poder tratar la complejidad, singularidad y conectividad del ecosistema marino del Pacífico este Tropical, es fundamental desarrollar un manejo de enfoque ecosistémico, holístico y compartido, que contemple tanto la región marina (no solamente las islas) como los intereses de todos los actores involucrados. Esta iniciativa debe orientarse por el principio general de garantizar la sostenibilidad intergeneracional de los bienes y de los servicios o procesos de los ecosistemas y rescatar el valor de la biodiversidad para las generaciones presentes y futuras.
  • Actividades y resultados de la iniciativa

     

     

    Mejoramiento del manejo y conservación de especies en peligro de extinción, endémicas y de relevancia ecológica y comercial de la región;

     

    Consolidación y mejoramiento del manejo y monitoreo de áreas protegidas y reservas marinas (Galápagos, Gorgona, Malpelo, Coiba, Isla del Coco);

     

    Armonización de políticas públicas y de legislaciones entre Ecuador, Colombia, Panamá y Costa Rica para utilizar sus recursos compartidos de manera sostenible;

     

    Desarrollo de un sistema adecuado de manejo y monitoreo de los procesos antropogénicos para mejorar su impacto en las especies y ecosistemas de la región (e.g. pesca, turismo);

     

    Aplicación de tecnología de última generación para mejorar el monitoreo, manejo y conservación. Esto proveerá las bases para un sólido manejo del ecosistema marino;

     

    Desarrollo e implementación de estrategias locales, nacionales, regionales y globales de concienciación y educación ambiental;

     

    Acuerdos sobre estándares y prácticas para un turismo sostenible construidos sobre las iniciativas ya existentes en la región;

     

    Identificación de sitios que conforme a los criterios de la Convención Ramsar sobre Humedales, merecen ser designados como Sitios Ramsar y aquellos que deben ser parte de una red de sitios de conservación;

     

    Creación de un sistema marino único de sitios de conservación y de patrimonio mundial (Galápagos, Gorgona, Malpelo, Coiba, Coco) y mejoramiento de la conectividad, manejo e implementación en la región.

  • Resultados específicos

     

    Mejoramiento del manejo y expansión potencial de las áreas protegidas ya existentes;

     

    Identificación de nuevas áreas protegidas ;

     

    Aumento de la conectividad dentro de los límites del Corredor;

     

    Protección y conservación de especies migratorias y áreas claves para la crianza y alimentación; y

     

    Protección de poblaciones de especies en peligro crítico de extinción y sus hábitats.

     

  • Especies emblemáticas del Corredor

    Tortugas Marinas en peligro de extinción Las tortugas “canal”, “baula” o “laúd” (Dermochelys coriacea) se encuentran al borde de la extinción con una declinación del 90% en las poblaciones del Pacífico Este. Es una especie de alto grado de migración y como tal es considerada como un recurso internacional compartido. El impacto de su captura sea accidental o directa en una de las áreas de su distribución geográfica (áreas de alimentación y refugio y lugares de reproducción) neutraliza los esfuerzos para proteger sus zonas incubación en otras áreas.

    Ballenas en peligro de extinción Las islas Galápagos, Coco y Coiba son importantes destinos migratorios para una de las ballenas en mayor riesgo de extinción, la “ballena azul” (Balaenoptera musculus). Grandes números de ballenas azules visitan por temporadas las Galápagos y las costas de Costa Rica. Además, las Galápagos, Gorgona, Coiba (área del Golfo de Chiriquí) y la Isla del Coco son áreas de reproducción para la “ballena jorobada” o “yubarta” (Megaptera novaeangliae) y las poblaciones de ballenas tanto de los hemisferios Norte como Sur.

    Atún de importancia comercial La región del Pacífico Oriental es una de las más importantes y comercialmente relevantes áreas de pesca de atún. Las especies de mayor captura, incluyen el atún “aleta amarilla” (Thunnus albacares), el atún “patudo” o de “ojo grande” (Thunnus obesus) y el atún “barrilete” (Katsuwonus pelanis), entre otros.

    Tiburones amenazados La captura de tiburones en las costas de Ecuador, Colombia, Panamá y Costa Rica se ha incrementado desde finales del 1980 y hay una creciente preocupación sobre el estado de las poblaciones de varias de las especies de tiburones debido a la falta de regulación en las actividades pesqueras – que ocurren inclusive en Areas Protegidas.

    Aves Marinas El “albatros ondulado” (Phoebastria irrorata) es endémico de las Galápagos y se reproduce únicamente en la Isla Española. Se alimenta en el Pacífico Oriental de las Galápagos y a lo largo de las costas de Ecuador y el norte de Perú. El estudio de los patrones de forrajeo (e.g. su movilización y migraciones) de aves tales como el albatros ondulado, proveerá relevante información sobre su conservación y manejo, minimizando así los posibles conflictos con otras actividades de extracción de recursos.

    Alianzas estratégicas Esta iniciativa es el resultado del reconocimiento colectivo de los gobiernos de Ecuador, Colombia, Panamá y Costa Rica del valor universal y relevancia ecológica y comercial de la región del Corredor. La Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), Conservación Internacional (CI) y el Programa de las Naciones Unidas para el medio Ambiente (PNUMA), han constituido un consorcio de organizaciones internacionales en apoyo a los gobiernos, ONSs nacionales, instituciones científicas y otros grupos de interés (gubernamentales y no gubernamentales) que trabajan en la zona , para coordinar esfuerzos hacia el establecimiento de un Corredor Marino de Conservación y Desarrollo Sostenible fomentando una articulación de esfuerzos científicos , así como de políticas y estrategias de desarrollo sostenible para la conservación de esta región única.

    Actualmente, la iniciativa Galápagos-Coco cuenta con importantes asociados dentro de una lista en expansión de colaboradores institucionales tanto del sector público como del privado:

    • Conservación Internacional (CI) • Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) • Programa de las Naciones Unidas para el medio Ambiente (PNUMA) • UNESCO, a través del Secretario del Convenio de Patrimonio Mundial • Convención Ramsar sobre los Humedales • Comisión Interamericana del Atún Tropical • Universidad de Stanford • Fundación Charles Darwin (FCD) • Fundación Sloan

    La identificación de las especies pelágicas del Océano Pacífico Oriental ha sido posible gracias a:

    • Censo de la Vida Marina • Universidad de Stanford • Universidad de California, Santa Cruz, USA • Acuario de la Bahía de Monterrey, USA • Centro de Conservación e Investigación del Atún, USA • Fundación Sloan