Principales Amenazas

La falta de recursos económicos, humanos y técnico-científicos, hacen que no se pueda llevar a cabo el manejo adecuado y oportuno de las amenazas que están atentando con la conservación y el manejo de la biodiversidad de la Isla.

La pesca ilegal dentro y en las cercanías del área marina protegida de la isla del Coco, está comprometiendo seriamente la fauna y los ecosistemas marinos, así como la propia función de la Isla como zona de reproducción y mantenimiento de la productividad marina de la región. La pesca ilegal se manifiesta de diversas formas: Pesca y caza deportiva, extracción de langostas y de la cabrilla endémica de la Isla; y sobre todo la extracción comercial con técnicas de pesca, no selectivas y destructivas, como es con el uso de palangre o long lines, utilizadas especialmente para la pesca del tiburón.

Una primera amenaza es la presencia actual en la isla de especies alóctonas, es decir plantas y animales que fueron introducidas de manera casual o accidental a la Isla por el hombre. Entre los principales animales introducidos y que se han establecidos en la Isla se señalan la presencia de cerdos, cabras, gatos, ratas y el venado cola blanca.

El creciente turismo que se desarrolla en la Isla, especialmente en ambientes marinos está afectando algunas de las características naturales sobresalientes de los paisajes, ecosistemas y organismos marinos. El contacto físico de los buzos-turistas con organismos marinos, la destrucción de fondos marinos por deficiente anclaje, la extracción de material biológico, la producción de desechos líquidos y sólidos deficientemente manejados, es parte del catálogo de amenazas, que producen el turismo en razón de la carencia de una reglamentación de uso, adecuada y aplicable.