La falta de recursos económicos, humanos y técnico-científicos, hacen que no se pueda llevar a cabo el manejo adecuado y oportuno de las amenazas que están atentando con la conservación y el manejo de la biodiversidad de la Isla.