Los servicios ecosistémicos de las áreas protegidas son vitales para la reactivación económica

El buceo en la Isla del Coco genera $19 millones anuales contribuyendo a la economía nacional

  • Turistas que visitan la Isla del Coco lo hacen atraídos por sus arrecifes, tiburones y biodiversidad en general.
  • El gasto promedio de un turista para bucear en la Isla del Coco
    es de $6820, trae beneficios a servicios locales y nacionales.

San José, 27 de octubre 2021

Un estudio realizado por el Centro Internacional de Política Económica para el Desarrollo Sostenible (CINPE), refleja que del total de turistas que visitan el Parque Nacional Isla del Coco para bucear, la mayoría lo hacen atraídos por sus recursos naturales: un 56% para observar tiburones, un 18% para conocer el ecosistema marino en general y un 8% por sus aguas cristalinas.

La investigación, denominada “Valoración económica de servicios ecosistémicos en el Área de Conservación Marina Cocos (ACMC) y aguas adyacentes”, indica que al menos 67% de las personas dejaría de visitar la Isla si el recurso por el cual la visitó desaparece o disminuye. Es decir, de no conservar adecuadamente sus recursos naturales y ecosistemas adyacentes, los beneficios económicos que aporta disminuirían.

Se estima que para visitar la Isla del Coco un turista realiza una inversión promedio de $6820, lo cual promueve beneficios a nivel local, nacional e internacional. Por ejemplo, gracias a la visitación turística del 2019, por concepto de entradas al parque, buceo, anclaje, filmación y snorkel, se generaron alrededor de $846 mil, y adicional a este monto se percibieron beneficios para actividades económicas relacionadas a nivel nacional por un monto cercano a $12 millones y a nivel internacional a los $2.4 millones.
A nivel nacional este monto implica beneficios para diferentes actores relacionados a la prestación de servicios y productos relacionados a transporte, hospedaje, equipo, alimentación, entre otros.

Otro dato importante, es que el 51% de los turistas que vienen atraídos por la Isla del Coco, visitan también otros destinos turísticos: parques nacionales, playas, y bosques, dejando beneficios económicos en otras partes del territorio nacional.
Tiburones de la Isla del Coco

Según destaca el operador turístico, Allan Steenstrup quien es Gerente de Undersea Hunter “Hay Turistas que vuelven una y otra vez a la Isla del Coco por encima de otros lugares famosos en el mundo, porque lo aman tanto, por todo lo que han visto ahí, por las experiencias que han tenido. Hay turistas que han viajado con nosotros hasta 20 veces, otros que vienen varias veces por año, porque es un lugar realmente especial”.

Durante el 2019, previo a la pandemia, de los turistas entrevistados que viajaron a la isla, el 94% eran extranjeros y provenían principalmente de Estados Unidos (14%), Alemania (12%), Francia (9%) y España (6%).

Mary Luz Moreno del CINPE, quien estuvo a cargo del estudio explica que “la investigación y trabajo de campo que se realizó durante un año revela que si disminuye la visitación en un 67% estaríamos recibiendo 1284 turistas menos. Este dato evidencia la importancia de conservar y proteger estas áreas marinas”.

Según destacó Alejandra Villalobos, directora de FAICO, “contar con un estudio tan detallado sobre los múltiples beneficios de la Isla era una necesidad, la academia ha dejado en evidencia como los servicios ecosistémicos de las áreas silvestres del Área de Conservación Marina Cocos son vitales para actividades económicas como el turismo, la pesca deportiva y de palangre”.

Las áreas marinas protegidas son una herramienta integral consolidada que promueven la protección y manejo de ecosistemas enteros, incluido el hábitat y su función, además protegen la biodiversidad en tres niveles: ecosistema, especies y genética. Asimismo, protegen a la biodiversidad y ecosistemas marinos de amenazas como la sobrepesca y brindan resiliencia para proteger contra impactos externos como el calentamiento global.
Entre el Parque Nacional Isla del Coco y el Área de Marina de Manejo Montes Submarinos que pertenecen al Área de Conservación Marina Cocos, se generan alrededor de $51 millones anuales en beneficios económicos. Este monto incluye los diferentes usos: turismo, investigación y educación, pesca deportiva y pesca de palangre, de los cuales $19 millones corresponden al buceo.

El CINPE es un instituto de investigación y docencia de la Universidad Nacional de Costa Rica, que tiene como ejes de acción la extensión universitaria y la asesoría en política económica, social, comercial y ambiental. Además, tiene una amplia trayectoria y experiencia en la valoración económica de los servicios ecosistémicos de las Áreas Silvestres Protegidas de Costa Rica.
El estudio fue financiado por FAICO, Amigos Isla del Coco y representa un esfuerzo de trabajo conjunto con el Área del Conservación Marino Cocos (ACMC) y el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC).

Quiero Apoyar la labor de Faico